Postulantado o pre-noviciado


Objetivo: Que la postulante adquiera elementos para integrar la contemplación y acción según la espiritualidad dominicana y el carisma de la Congregación, en un proceso de discernimiento que la lleve a responder con fidelidad a la llamada de Dios para la siguiente etapa de formación.
Esta etapa en nuestra Congregación de Dominicas de Santo Tomás de Aquino, tiene la duración de un año.
 
El Pre-noviciado o postulantado, es la primera de las etapas de formación que conducen a la joven hacia la profesión perpetua y a una vida religiosa vivida en madurez continua.
 
Grupo de Hermanas Postulantes.

Esta etapa permite que la joven, se forme una conciencia clara del llamado de Dios a la vida religiosa alcanzando la madurez suficiente para tomar una decisión  lúcida y libre de ingresar a la vida dominicana, para vivir en madurez el noviciado, preparándose psicológicamente para cambiar el estilo de vida seglar por la de novicia.

 
En esta etapa del postulantado, es esencial que la pre-novicia, junto con su maestra, compruebe razonablemente sus aptitudes para vivir las exigencias de la vida dominicana.
 
El programa de estudios incluye las siguientes Areas de Formación:
 
I)  Area humana: ayudar a la formanda a madurar y crecer como persona, aceptándose y valorando su identidad de mujer, integrando sentimientos, afectos, experiencias, conocimientos y sentido crítico. Adquiriendo capacidad para mantener relaciones interpersonales que la llevan a asumir una vivencia fraterna en comunidad según el carisma de la Orden y de la Congregación.
 
 
II)  Area cristiana: que la postulante experimente su fe fundada en la espiritualidad del bautismo, el encuentro con Cristo por medio de su palabra, sacramentos, oraciones, viviendo una relación personal y profunda con el Padre, Jesús y María para discernir la presencia del Espíritu Santo en su vida y en la historia del pueblo con sentido eclesial y Dominicano.
 
 
 
III) Area religiosa congregacional: conociendo la vida de nuestros fundadores, carisma, espiritualidad y misión de la Orden de predicadores y de la Congregación; haga una adecuada integración de estos valores para vivir las exigencias de la  vida Dominicana.
 
 

IV) Area apostólica: Viviendo con alegría el seguimiento de Jesús y capacitándose en la formación de la catequesis, con un conocimiento suficiente de la cultura y diversos métodos pastorales, colabore creativamente en la misión evangelizadora de la Iglesia desde su experiencia de Dios.